6 cosas que debes saber sobre el jugo de naranja

Parte importante del desayuno es el jugo de naranja, que roporciona al organismo vitamina C y previene la formación de piedras en el riñón, de acuerdo a un estudio publicado en la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology; sin embargo, su ingesta excesiva puede ser causa de daños a la salud.

Un vaso de jugo de naranja (con tres frutas exprimidas) aporta alrededor de 210 calorías; además, en esta presentación se pierde la fibra presente en la pulpa, indica el experto Alberto Cormilot, fundador del Instituto Argentino de Alimentos y Nutrición (IAAN).

¿Sabor engañoso?

En la búsqueda por controlar el sobrepeso y las enfermedades crónicas degenerativas que se relacionan a este problema, se han ido revelando algunos mitos; entre ellos, lo benéfico de consumir jugo de naranja que en exceso puede dañar la salud. Aquí te presentamos 6 formas como lo hace:

1. Contiene fructosa. Una investigación realizada por los expertos Robert Lustig y Richard Johnson, indica que el exceso de éstas hace subir de peso engañando al metabolismo, ya que apaga el órgano de control del apetito en su sistema. La fructosa no estimula adecuadamente la insulina, que a su vez, no suprime la grelina (la “hormona del hambre”) y no estimula la leptina (la “hormona de la saciedad”), que juntos dan lugar a la resistencia a la insulina y esto hace a una persona comer de más.

2. Daña tus oídos. La fructosa aumenta los niveles de triglicéridos. De acuerdo a un estudio de Alma Pesquero Romero, responsable del Gabinete de Otoneurología del Hospital Regional, Gabriel Mancera, el oído suele ser el primer órgano en revelar un padecimiento en el sistema circulatorio, siendo más frecuentes las hiperlipidemias, es decir, altos niveles triglicéridos (principal tipo de grasa que viaja por vías sanguíneas para dar energía o ser almacenada).

3. El tiempo lo afecta. Si no es fresco y lleva más de 2 horas en el refrigerador o a la intemperie, su valor nutricional se reduce hasta en un 80 %.

4. Causa diabetes. Un estudio publicado en British Medical Journal, sobre el consumo de frutas y el riesgo de diabetes tipo 2, revela que pese a que comer fruta reduce el riesgo de desarrollar diabetes, beberla parece aumentarlo.

5. No contiene prácticamente fibra. Un vaso de jugo de naranja representa el 10 % de la fibra que una naranja tiene.

6. Aumenta tu peso. El experto Alberto Cormilot señala que en el jugo de naranja sólo se utiliza los hidratos de absorción rápida, que aumentan bruscamente la insulina en la sangre y favorecen a la formación de la grasa.

El jugo de naranja puede hacer daño, pero si lo consumes de forma moderada y como parte de una dieta balanceada (supervisada por un experto de la salud) puede ser benéfico. ¡Recuerda que tu salud está en tus manos!