Cinco lecciones de liderazgo de ‘House of Cards’

Aunque los métodos de Frank Underwood no son los mejores y generalmente carecen de ética, hay algunas lecciones de liderazgo que podemos aprender de él

El actor Kevin Spacey cumple hoy 55 años y aunque en su carrera ha tenido emblemáticos papeles, es más conocido hoy en día por interpretar a Frank Underwood en la serie de Netflix “House of Cards”.

Aunque sus métodos no son los mejores y generalmente carecen de ética, hay algunas lecciones de liderazgo que podemos aprender de él.

A continuación te presentamos cinco de ellas:

1. Conoce a las personas que te rodean: Frank pone atención a los detalles, pregunta por las esposas, los hijos, los negocios, aunque realmente no le importa. Sin embargo, para un líder es importante recordar esos detalles y preguntar por ellos a los demás para hacerlos sentir importantes y con una conexión personal. Esa conexión es vital para establecer una relación más profunda.

 

2. Juzga por los resultados: Underwood suele comer costillitas en el local de Freddy, en uno de los peores barrios de la capital estadounidense. Sin importar el paso delincuencial de su cocinero favorito, lo trata con respeto porque es bueno en lo que hace.

 

3. La información es poder: Saber qué es lo que pasa en la vida o trabajo de los demás ofrece una posición de ventaja. No se trata de tener información para amenazar y quitar obstáculos del camino, sino para saber cómo puedes ayudar a alguien más que podría beneficiarte a ti también para alcanzar tus metas.

 

4. Planear y tener paciencia funciona: Como decimos coloquialmente, Frank “no da paso sin huarache”, sabe anticiparse a las situaciones al momento de ejecutar un plan. Además, cuando algo no sale acorde a lo planeado, tiene la paciencia suficiente para analizar la situación y actuar en consecuencia para arreglar los problemas, pero tampoco deja que pase mucho tiempo.

 

5. Rodéate de personas (más) inteligentes: No se trata de ser el mejor, sino de saber conducir planes hacia su objetivo. Eso nunca lo lograrás si no aceptas que a menudo es necesario apoyarte en alguien más que pueda asesorarte y hacerte ver algo que no has contemplado.